Grupos de habilidades sociales para niños

¿En qué consisten los grupos de habilidades sociales?

Las habilidades sociales son las capacidades que desarrollan las personas para relacionarse. Incluyen desde comportamientos muy básicos como escuchar, compartir intereses o respetar a los demás, hasta habilidades más complejas como la comunicación asertiva, resolución de conflictos o decir que no cuando se está en desacuerdo. Los déficits en dichas habilidades se han relacionado con el desarrollo de baja autoestima, problemas de conducta y dificultades académicas.

Debido a que las habilidades sociales se adquieren principalmente a través del aprendizaje, los grupos de habilidades sociales ofrecen un entorno ideal para que los niños puedan mejor sus habilidades sociales a través de la información proporcionada en el grupo, la observación e imitación de los compañeros y el ensayo in situ de nuevas habilidades sociales.

¿En qué casos es útil incluir a un niño en un grupo de habilidades sociales?

Existen algunos indicadores que nos permiten identificar a un niño con déficit de habilidades sociales:

  • Se muestra excesivamente inhibido.
  • Le cuesta expresar sus preferencias y no defiende sus derechos.
  • Muestra dificultades en la comunicación (por ejemplo no respeta los turnos de palabra y le cuesta iniciar o mantener una conversación).
  • No sabe cómo incluirse en los grupos de otros niños, de forma que suele acabar aislándose.
  • Los compañeros le molestan y se siente intimidado en algunas ocasiones.
  • Prefiere estar con niños más pequeños, que con los de su edad.
  • A menudo discute o agrede a otros, especialmente tras una frustración.
  • Busca la atención de los demás de forma inadecuada.
  • Tiene problemas de relación con los adultos (profesores, padres u otras personas).

Los grupos de habilidades sociales, se componen teniendo en cuenta que los niños compartan características como tipo de problemas, edad, intereses personales, objetivos terapéuticos y disponibilidad.

Ventajas de los grupos de habilidades sociales

Los grupos de habilidades sociales tienen como objetivo principal mejorar la interacción social a través del aprendizaje de habilidades socialmente adaptadas. Pero el formato grupal proporciona otras ventajas.

En primer lugar, la pertenencia a un grupo es importante para estos niños ya que muchas veces son excluidos y rechazados por los grupos de iguales. Debido a que el tipo de problemas que presentan los niños son similares en el grupo, generalmente se sienten identificados con otros miembros. Este sentimiento, por una parte les ayuda a pensar que no están solos ante el problema y, por otra parte, se traduce en actitudes de apoyo y ayuda hacia los compañeros. Tanto los problemas como los recursos para afrontar los mismos, se comparten en el grupo, lo que ofrece nuevas ideas y formas de gestionar situaciones conflictivas. Además, el propio grupo sirve como escenario de aprendizaje, de forma que las dificultades que puedan surgir entre compañeros son muy valiosas, ya que se solventan en el grupo y todos pueden extraer un aprendizaje útil.

¿Cómo potenciar el aprendizaje en los grupos de habilidades sociales?

Las habilidades que se aprenden en el grupo, se deben poner en práctica en otros entornos del niño. Para ello, es útil la intervención de los padres. Reforzar al niño la práctica de los recursos aprendidos en la terapia grupal en los diferentes contextos (casa, colegio, actividades, etc.) es esencial para que las mejorías se mantengan.

Otra forma de generalizar los aprendizajes es planificar salidas para encontrarse con el resto de niños del grupo, incluyendo a padres y terapeutas. Por ejemplo ir a una actividad, a una excursión o incluso al parque, puede afianzar el aprendizaje.